Manuel Cuevas, el diseñador country & western de Salvador Dalí

Uno de los episodios más desconocidos de la cultura country & western es el encuentro entre dos genios del arte y la vanguardia, el pintor español Salvador Dalí y el diseñador de moda méxico-americano Manuel Cuevas.

Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech, nacido en Figueras, España, en 1904, fue uno de los mayores exponentes del surrealismo onírico y creador de un universo único con potentes imágenes visuales como los relojes blandos o los elefantes con patas estilizadas  e imposibles. 

 

Dalí dominaba la técnica  pictórica, y estaba influenciado por el renacentismo y diversas y eclécticas tendencias, pero aplicaba un estilo absolutamente personal y singularmente imaginativo, que le llevó a trascender el género pictórico y adentrarse, como genio global, a la Da Vinci, en el cine, la escultura, la publicidad o la fotografía.

 

Dalí era excesivo en su genialidad, pero también en su narcisismo y en su megalomanía, cuya finalidad era llamar la atención hacia sí mismo y su obra. 

Dalí, junto con Pablo Picasso o Joan Miró, es uno de los pintores españoles vanguardistas más importantes del siglo XX. Miembro de la generación española de 1927 y amigo personal del poeta Federico García Lorca (Un Poeta en Nueva York) y del director de cine Luis Buñuel (Un Perro Andaluz) en la Residencia de Estudiantes de Madrid. 

Primeras obras surrealistas de Salvador Dalí

En 1929 se unió en París al grupo de los surrealistas creando el método paranoico-crítico que, según Dalí, ayudaba a acceder al inconsciente, liberando energías artísticas creadoras. Entre sus obras surrealistas más famosas de esa época está La Persistencia de la Memoria (Los Relojes Blandos) de 1931.

Los Relojes Blandos
La Persistencia de la Memoria (1931). Salvador Dalí.

Tres años más tarde, Dalí desembarcó en Estados Unidos de la mano del marchante de arte Julien Levy con una exposición en Nueva York de 26 obras del artista como la Persistencia.

En su honor se organizó un baile  al que asistió disfrazado de escaparate con una caja colgada sobre el pecho con un sujetador en su interior en honor de la mecenas de la noche, Caresse Crossby, creadora del sostén. 

 

Tiempo atrás, en la residencia francesa de Crossby, Dalí leía avidamente sus revistas americanas: “Cada imagen procedente de América la husmeaba, por decirlo así, con la voluptuosidad con que se acogen las primeras emanaciones de las inaugurales fragancias de una comida sensacional en que se va a participar”. Y es que Dalí veía en Estados Unidos terreno virgen para expresar libremente sus paranoias surrealistas, lejos de los asfixiantes corsés europeos.

En 1940, Salvador Dalí y su mujer, Gala, se trasladan a Estados Unidos, a Nueva York, huyendo de la Segunda Guerra Mundial, donde vivirían durante casi una década. 

Nueva York en la época en la que vivió allí Salvador Dalí

Fueron años fructíferos para Dalí: escribió, dibujó, colaboró en películas con Walt Disney o Hitchcock, diseñó y montó escaparates -no sin polémica ya que acabó rompiendo la luna porque habían hecho cambios sobre su diseño-.

Sus críticos echan en falta más pintura en estos años americanos, pero Dalí firmó obras pictóricas de la categoría de the Poetry of America de 1943 donde incorpora una botella de Coca Cola, adelantándose en más de 20 años a la simbología urbana del  arte pop. 

The Poetry of America (1943) Salvador Dalí.
The Poetry of America (1943) Salvador Dalí.

La ciudad de Los Ángeles en la época en la que la visitó Salvador Dalí

y donde se produjo el encuentro con el diseñador de moda Manuel Cuevas. 

Esta plena sintonía con la iconografía americana es compartida por Manuel Cuevas. Manuel, cuyo nombre completo es Manuel Arturo José Cuevas Martínez, nació en 1933, en Coalcomán de Vázquez Pallares en Mexico. A los 14 años comenzó a diseñar vestidos de baile, pero a pesar del éxito, Manuel siguió la llamada del sueño americano y en 1951 decidió emigrar a Los Ángeles donde trabajó para diversos diseñadores como Sy Devore, el sastre del Rat Pack, vistiendo a artistas como Frank Sinatra, Sammy Davis Jr., Dean Martin, Bob Hope, Don Rickles o Joey Bishop

El joven Manuel Cuevas en Los Ángeles
El joven Manuel Cuevas en Los Ángeles

En el desfile de las Rosas de Pasadena observó las llamativas prendas diseñadas por Nathan Turk. Manuel visitó a Turk y le preguntó quien era el responsable de los bordados de las prendas, que no era otra que Viola Grae quien, más tarde, le enseñó el arte del bordado.  

El encuentro entre Manuel Cuevas y Salvador Dalí

Estando trabajando con Viola Grae un día aparecieron por el estudio Edith Head -la diseñadora de las grandes estrellas de Hollywood y ganadora de 8 premios Oscar-, y Salvador Dalí. Ambos habían trabajado con Alfred Hitchcock, Dalí en Spellbound (Recuerda, 1945) y Edith en Notorius (Encadenados, 1946). Edith Head en su juventud había vivido en México y había sido profesora.

Escena onírica surrealista de Dalí en Recuerda (Spellbound, 1945), del director Alfred Hitchcock.

Una exhuberante puesta en escena de vestuario de Edith Head en la famosa escena de la llave de Encadenados (Notorius, 1946), del director Alfred Hitchcock.

Preguntamos a Manuel Cuevas sobre la famosa anécdota de este encuentro con Dalí. Ese día Edith Head y Salvador Dalí venían a recoger una camisa de estilo western para el genio de Figueras cuyo diseño había realizado el propio Manuel. Dalí se la probó y se miró en el espejo diciendo: "¿Qué clase de flor es esa?". Manuel contestó: "Es una flor española". Dalí le replicó: "No sé en donde nacen ese tipo de flores". Y Manuel le respondió: "Nacen y crecen aquí", y le mostró su cabeza.

 

Dalí, divertido por la ocurrencia dibujó a los dos mientras estaban frente del espejo y le regaló el dibujo a Manuel como obsequio. Salvador Dalí estaba muy satisfecho con la compra y encargó diversas camisas a Viola Grae que hizo los bordados y que Manuel cosió, y que son las que recogemos a continuación. Una prendas que pedimos al diseñador que reconociera y cuya respuesta fue afirmativa. Estas camisas fueron utilizadas por Salvador Dalí durante muchos años, décadas incluso, mientras pintaba sus geniales creaciones surrealistas. 

Walt Disney y su esposa visitan a Salvador Dalí y Gala en 1957.

En el reportaje, Dalí pinta en su estudio con una de las camisas de Manuel Cuevas.

El estilo de Manuel Cuevas, como el de Dalí, es absolutamente personal y reconocible: "Solo hago mis diseños, no los relaciono con los de nadie mas". Un estilo que en los años posteriores le llevaría a vestir de negro a Johnny Cash, ser el inspirador de los labios del logo de los Rolling Stones, el artifice del vestuario de los Beatles en Sgt. Pepper's, o a crear diseños únicos y originales para legendarios artistas como Cher, Elvis Presley, Dwight Yoakam, Marty Stuart, Gram Parsons, Grateful Dead, políticos o actores como Marlo Brando, Burt Reynolds, Robert Redford, James Dean, Vanna White, John Wayne, Sonny & Cher, John Lennon, Bee Gees, The Beach Boys, Little Richard, Dolly Parton, Pablo Picasso,  Chicago, Neil Young, Madonna, Roy Orbison, Kenny Rogers, Bob Dylan, David Lee Roth, ZZ arriba, Ricky Nelson, Aerosmith, Lynyrd Skynyrd, The Jackson 5, Michael Jackson, Chicago, Kid Rock, Jack White, así como para cientos de artistas country & western como Brooks y Dunn, Alan Jackson, Trisha Yearwood, Hank Willams y muchos más.

Manuel Cuevas es el Salvador Dalí, Andy Warhol o Roy Lichtenstein del diseño de moda y junto a todos esos grandes artistas a los que ha vestido, se eleva a la categoría de leyenda viva de la cultura americana.

 

"Me siento feliz de pensar que Salvador Dalí vistió uno de mis diseños, pero ya sabes que le diseño ropa a personas muy importantes, desde presidentes hasta personas que vienen a la tienda a ver lo que vendo", concluye el genio más icónico de la moda americana y country & western.

Manuel American Designs

2804 Columbine Pl. Berry Hill TN 37204

Mon-Fri 10am-6pm, Sat by appt.

615-321-5444

 

http://manuelcouture.com

TE PUEDE GUSTAR